Cada día hay mas opciones para conseguir trabajo freelance por Internet. Si andas en busca de ampliar tus fuentes de ingresos, te recomendamos le des una buena leída a la siguiente lista.

Publica micro servicios freelance en Fiverr.

Fiverr.com es el sitio se micro servicios más grande de Internet. Cuenta con mucha oferta y demanda de empleo. Todo funciona a través de Gigs.

Un Gig, no es más que una oferta de servicio publicada por una empresa o un freelancero. Todos los Gigs comienzan en 5 dólares, pero a medida que vas vendiendo Gigs y subiendo de nivel en la plataforma puedes agregar extras para cobrar más dinero. Por ejemplo:

  • Por 5 dólares te instalo un templete profesional de WordPress.
  • Por 50 dólares extra te lo optimizo para SEO.
  • Por 10 dólares extra te entrego la orden en solo un día.

Inscríbete en Elance y concursa por proyectos de trabajo freelance.

Uno de los mejores sitios web para conseguir trabajo freelance es Elance.com. Ahí personas y empresas publican miles de ofertas de trabajos freelance por semana.

Como freelancero puedes ser invitado a participar directamente por el creador del proyecto, o puedes buscar trabajos por categorías o palabras clave y enviar una cotización.

Una cosa genial de Elance es que puedes subir todo tu portafolio para que las empresas lo vean. Además tiene un sistema de puntuación y recomendaciones, así que si haces un buen trabajo cada vez te invitan a participar en más concursos.

Registro en Perfiles-Autónomos para publicar tus trabajos

Perfiles-Autónomos nace como diea para que los Freelance y autónomos puedan ofrecer su trabajo así como los clientes puedan escribir ofertas según sus necesidades. Pueden crearse ofertas de trabajo de manera sencilla, y lo mejor de todo ¡Totalmente gratis! Aunque como todo en estos sitios, se puede pagar para mejorar la visibilidad de tus anuncios.

Crea tu página de Facebook para atraer más clientes.

Puedes crear una página de Facebook como figura pública, por ejemplo: “Fulano Perengano – Diseñador Gráfico”.

Una vez que hayas publicado varias cosas en la página, como tu portafolio o ligas a tus proyectos, puedes comenzar conseguir fans, invitando a tus amigos, a tus contactos de correo electrónico o, incluso, contratar un poco de publicidad.

Después sólo debes mantener tu página actualizada, publicando regularmente casos de éxito y nuevos proyectos en los que has participado. De vez en cuando puedes crear una publicación sobre tu disponibilidad.

Lanza un blog y recibe más ofertas de trabajo freelance.

Una de las mejores formas de darte a conocer es crear un blog, y lo puedes usar como una fuente para conseguir más y mejores trabajos freelance.

Primero, tienes que crear un blog sobre lo que haces en tu trabajo. Después publica con frecuencia casos de éxito, proyectos en los que has participado y actualizaciones a tu portafolio.

También te sirve mucho publicar artículos sobre temas que le interesen al tipo de cliente que buscas.

Recuerda agregar una página para que te puedan contratar para proyectos y para solicitarte una cotización o hacerte una consulta. Lo que sí tienes que dejar bien claro, es que estás ofreciendo tus servicios a cambio de honorarios.

Date de alta en TeLoHagoPor, otro sitio de micro servicios online.

TeLoHagoPor.com es un sitio de micro servicios en español, en el que puedes postear trabajos o tareas que realizas e indicar cuanto cobras por ello.

Por ejemplo:
Por 10 euros, te configuro tu blog de WordPress con una plantilla profesional.
Por 5 euros escribo un artículo para tu blog.
Por 7 euros diseño el logo para tu empresa.

Publica una oferta en el directorio de servicios Olx

Olx es un sitio de clasificados de todo tipo, y también puedes publicar ahí anuncios laborales.

Se anuncian todo tipo de trabajadores freelance: traductores, diseñadores, desarrolladores de software, redactores, correctores de estilo, etc.

Unirte a grupos de Facebook donde se publiquen ofertas de trabajo freelance.

Puedes buscar en Facebook grupos sobre tu ramo o giro de negocio y unirte para participar en la comunidad. Con frecuencia en estos grupos se pueden llegar a publicar ofertas laborales, sobretodo en el ámbito de trabajo freelance.

Tal vez te lleve unas cuantas horas encontrar buenos grupos, ya que en Facebook hay muchos, pero muchos grupos. En lo que te tienes que fijar es en el número de miembros, mientras más alto, mejor.

Participa en foros de Internet, de ahí te pueden salir algunas propuestas.

Otra buena manera de conseguir trabajo freelance es hacerte conocido en los foros de Internet. Puedes lograrlo contestando a las dudas de otras personas que tengan sobre los temas relacionados con lo que tú haces.

También puedes publicar artículos interesantes o soluciones a problemas comunes para ganar visibilidad. Esta es una excelente forma de darte a conocer y demostrar tus conocimientos.

Regístrate en directorios de servicios freelance, son una buena fuente de empleo.

En Internet hay cientos de directorios de servicios en los que puedes anunciarte como trabajador freelance. Sólo tienes que encontrar los directorios que sean relevantes a tu tema.

Puedes buscar en Google por ejemplo “Directorio de redactores freelance” o “Directorio de diseñadores gráficos freelance”, o cualquier cosa de lo que se trate tu negocio.

Publica artículos como invitado en blogs populares relacionados con tu ramo.

Una excelente forma de darte a conocer entre personas que pueden necesitar de tus servicios y así aterrizar alguno que otro trabajo freelance, es publicar como invitado en blogs de buena reputación.

Por lo general, los autores de blogs siempre están buscando material y artículos de calidad para publicar, basta con contactarlos y ofrecerles un artículo interesante.

Ellos a cambio te darán el crédito y también ofrecerán a sus lectores alguna forma de contactarte.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad. Si te gustaron o piensas que le pueden servir a alguien más, compártelos en tus redes sociales y nosotros te estaremos eternamente agradecidos =)

Si eres una coleccionista en declive, o si te gusta buscar “tesoros escondidos” y necesitas dinero extra entonces esta es la oportunidad de ganar dinero vendiendo pieza a pieza esa colección que a través de los años has obtenido o encontrado con tanto sacrificio.

ganadora

Este negocio es potencial porque con el tiempo los artículos de colección se revalorizan y siempre es vendido al mejor postor con ayuda de las herramientas tecnológicas con las que contamos hoy en día.

Continue reading

Escribir bien te permite explicar cualquier cosa a los demás de forma clara. Sin duda es algo muy importante, pero cuando eres un profesional, no es suficiente.

Necesitas ir un paso más allá. Necesitas convencer a tus clientes, a tus lectores y a tus usuarios. Estos 10 consejos van a ayudarte a conseguirlo:

1. No dudes, no des vueltas

No vas a convencer a nadie si tú no estás convencido/a. Recuerda que es tu texto el que habla por ti. Una frase sin fuerza muestra una propuesta de valor débil. Así que olvídate de las frases abstractas, y las que dan vueltas al tema sin llegar tocarlo.

Nada de: “Es posible que esta sea una solución bastante adecuada para mitigar, de alguna manera, los problemas que normalmente aquejan a los clientes con necesidades de facturación”.

Mucho mejor: “Es una muy buena solución para los clientes que necesitan realizar facturas”.

No hace falta que exageres ni, por supuesto, que faltes a la verdad. Acabaría volviéndose en tu contra. Basta con que tu texto diga lo que quieres decir sin rodeos y con convicción.

2. Busca el ritmo, repite con inteligencia

La repetición puede darle a tu texto estructura y ritmo. Es algo que llevamos en el interior del cerebro. La repetición es la base de la música, de los ritos, de la danza. Si consigues dotar a tu texto de ese ritmo, el lector se deslizará por él y se sentirá recompensado cada vez que encuentra el tema principal (es lo que nos sucede al escuchar el estribillo en una canción).

Obviamente, si te excedes, el texto se volverá reiterativo y aburrido. Pero la repetición es un recurso bastante sencillo de utilizar. Introduce la idea principal y, conforme avanza el texto, refuérzala y complétala con diversos puntos de vista.

Lee tu texto en voz alta para descubrir el efecto real, y evita las rimas internas (dos frase seguidas acabadas, por ejemplo, en “-ón”).

3. Olvídate de la voz pasiva

La voz pasiva es mucho más enrevesada que la activa. De hecho, no solemos utilizarla en la conversación oral. Así que lo más sencillo es que prescindas de ella. Mira este ejemplo:

La redacción del proyecto ha sido solicitada por la empresa Car Express.

¿Solicitada la redacción? ¿Solicitado el proyecto? La frase es correcta, pero resulta bastante más sencillo así:

La empresa Car Express ha solicitado la redacción del proyecto.

4. Menos es más

Sé breve. Si puedes decirlo en un párrafo, mucho mejor que en dos. Aunque nos duela, mucha gente no va a llegar hasta el final del texto, así que lo mejor es decir lo más importante al principio y en pocas palabras.

Los lectores que aterrizan en la página abordan el texto tras un proceso de escaneo visual. Es posible que se salten el primer párrafo y vayan directamente a los elementos destacados. Por eso te conviene proporcionar al lector varios puntos de enganche: títulos de apartado, frases destacadas, imágenes, recursos visuales, etc.

5. Usa frases cortas

Una frase demasiado larga es una oportunidad perfecta para que el usuario desconecte. El sujeto se sitúa demasiado lejos del predicado. Las ideas y las relaciones se complican. Empiezan a aparecer complementos, adjetivos, proposiciones subordinadas… Si el usuario pierde el hilo, lo más probable es que abandone.

Así que ahórrate problemas: utiliza frases cortas. Sujeto, verbo y predicado.

Usar frases cortas no tiene por qué limitar nuestra capacidad de expresión. Puedes decir lo mismo que utilizando una sola frase larga. Basta con que separes y ordenes las ideas utilizando el punto (.), ese gran amigo del lector.

Un ejemplo que ya hemos utilizado en otras ocasiones:

El desarrollo del proyecto se realizará en la sede del cliente en Albarracín, teniendo una duración de aproximadamente 8 meses que se distribuirán en las fases de análisis y desarrollo, incorporando la entrega final los requerimientos funcionales solicitados por el cliente.

Compáralo con este otro. El mismo mensaje, mucho más claro, en 3 frases:

El desarrollo del proyecto se realizará en la sede del cliente en Albarracín. Tendrá una duración aproximada de 8 meses que se distribuirán en las fases de análisis y desarrollo. La entrega final incorporará los requerimientos funcionales solicitados por el cliente.

6. Llamada a la acción

No lo digas todo. No reveles todos los secretos ni des absolutamente todas las explicaciones. Prende la mecha y deja que el usuario ponga algo de su parte. Provoca, motiva, involucra al lector. Pregúntale. Apela directamente a él. Ponle en el camino y oblígale a posicionarse. Que se sienta obligado a pensar y a participar con su comentario

7. Elimina los adjetivos basura

La gente que escribe bien sólo utiliza los adjetivos que considera estrictamente necesarios. Si introduces demasiados adjetivos, el texto quedará ridículo y recargado. Tu producto no puede ser excelente, extraordinario, increíble, maravilloso, inigualable y revolucionario. Suena poco creíble, y casi dan ganas de reír.

Asegúrate de que los adjetivos que usas están justificados y, por supuesto, de que sabes exactamente lo que quieren decir. El diccionario (online) sigue siendo una gran ayuda.

8. Cuenta una historia

Esta es otra de las cosas que llevamos incrustadas en el cerebro. Entendemos nuestro papel en el mundo como actores dentro de una historia. Por eso, los textos que más nos atraen y nos entretienen son aquellos que cuentan una historia: con sus protagonistas, su principio, su nudo y su desenlace.

Este es un recurso que siempre puedes utilizar. En vez de soltar una serie de datos y de frases frías, puedes convertir la información que quiere contar en una historia en la que a la gente le pasan cosas: las anécdotas, los ejemplos, las experiencias no son más que tipos diferentes de historias.

9. Correcto pero sin formalidades

Si lo que quieres es convencer a un cliente, tu texto no puede ser como el SMS que envías a un amigo. Eso es evidente. Tampoco puedes tomarte demasiadas confianzas. Escribe con corrección y mantén siempre una cierta distancia. Estos pequeños detalles hablan de tu profesionalidad.

Eso no significa que tengas que escribir igual que un abogado o un notario. De hecho, esa es una de las peores opciones. Huye del estilo “instancia formal”, lleno de expresiones hechas, de circunloquios, de fórmulas retóricas. Es muy posible que tu lector se muera del aburrimiento en la primera frase.

10. Inspira

Esta es quizá la parte más difícil. Pero no por ello debes renunciar a ella. Todos y todas tenemos algo especial que ofrecer a los demás. Algo que puede servirles para reflexionar, para motivarse, para dar el siguiente paso.

Un buen texto es capaz de inspirar a los demás. No importa el tema, el medio ni el formato. Hay mensajes que aportan al usuario algo diferente, algo que no tenía antes de leer ese texto.

Reflexiona sobre aquello que tú puedes aportar. Sobre tu ventaja competitiva. Sobre aquel tema concreto en el que eres capaz de aportar valor al usuario.

¿Se te ocurre algún otro consejo?