Claves para una familia Feliz , PARTE 6 DE 6

Sexta clave
Saber perdonar

“Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros.” (Colosenses 3:13)

Lo que significa. Los matrimonios felices aprenden del pasado, pero no llevan cuenta de viejos agravios ni los usan como base para hacer generalizaciones del tipo “Tú siempre llegas tarde” o “Tú nunca escuchas”. Tanto el esposo como la esposa creen que “es hermosura de su parte pasar por alto la transgresión” (Proverbios 19:11).

Por qué es importante. Dios está “listo para perdonar”, pero los seres humanos no siempre lo están (Salmo 86:5). Cuando las diferencias se dejan sin resolver, el resentimiento se va acumulando hasta alcanzar un punto en que parece imposible perdonar. Entonces los cónyuges se aíslan emocionalmente, es decir, cada uno se vuelve insensible a los sentimientos del otro. En consecuencia, ambos quedan atrapados en un matrimonio sin amor.

Hombre pegando una fotoCuando uno perdona, la deuda queda cancelada. Ya no hay nada que reclamar

Hágase un autoexamen. Mire fotos de cuando ustedes eran novios o llevaban menos tiempo de casados. Trate de revivir el cariño que sentía por su cónyuge antes de que surgieran los problemas que empañaron la imagen que tenía de él. Luego piense en las cualidades que le atrajeron de su cónyuge en aquel entonces.

  • ¿Qué cualidades de su cónyuge admira más en la actualidad?
  • Medite en los efectos positivos que podría tener en sus hijos el que usted esté más dispuesto a perdonar.

Tome una determinación. Piense en una o dos cosas que podría hacer para no volver a mencionar las ofensas pasadas cuando tenga algún desacuerdo con su cónyuge.

¿Por qué no elogia a su cónyuge por sus cualidades? (Proverbios 31:28, 29.)

Busque maneras de mostrar perdón a sus hijos.

¿Por qué no analiza con sus hijos el tema del perdón y cómo beneficia esta cualidad a todos los miembros de la familia?