Planifique con anticipación, antes del desastre o la tragedia

 

Los desastres o tragedias familiares pueden afectar a las familias en muchas formas – la madre naturaleza, la enfermedad e incluso los problemas de la computadora pueden causar graves dificultades para su negocio. ¿Tiene un plan de contingencia sobre cómo va a manejar su negocio en su casa llegado el caso de producirse alguna calamidad? Si no es así, le digo que es absolutamente necesario. Tener un plan asegura que no sólo pueda mantener su negocio en funcionamiento, también disminuye el estrés, porque se encuentra preparado para lo inesperado.
Vamos ha hablar de las cosas que tiene que tener en cuenta.

Debe trabajar teniendo en cuenta las posibles contingencias, debe mantener una comunicación constante con sus clientes, siendo honesto y comentando las demoras que se puedan producir, ellos le comprenderán mejor si siempre los mantiene informados. Tenga en cuenta que la comunicación cliente-empresa es la clave para obtener buenos resultados y resolver las diferentes eventualidades. Puede darse el caso de que usted no pueda concluir las metas que tiene pactadas con su cliente, debe ser honesto y alcanzar un acuerdo aceptable para ambos, es importante que esto suceda lo antes posible para no coger desprevenido al cliente y este pueda prepararse para los resultados futuros. Si espera al último momento para avisar al cliente quizá este no tenga tanta predisposición para aceptar las nuevas soluciones.

Debe tener claras sus responsabilidades, por ejemplo si tiene a cargo niños, puede trabajar cuando estos estén en el colegio o durmiendo para avanzar con su proyecto o trabajo. Debe organizar su horario para obtener los mejores resultados posibles y rendir adecuadamente.

También puede ocurrir que necesite ayuda externa, no tema en pedirla ya que la puede tener más cerca de lo que usted cree, solemos pensar que somos competentes y podemos solucionarlo todo, pero un poco de ayuda extra nunca viene mal para nadie, la podemos obtener de familiares cercanos, pero si no los encuentra cerca puede contar con ayuda de amigos, quizá usted está pasando por una situación personal grave y la ayuda de un amigo que simplemente atienda a los clientes puede ser crucial para su negocio.

No sienta vergüenza de este hecho, pues también puede ser beneficioso para la persona que le ayuda, o cuanto menos gratificante si es una persona muy allegada a usted. Ambos pueden salir beneficiados de una relación laboral mutua, no lo dude.

El que subscribe conoce un caso de cierto amigo que contaba con un hijo menor, el cual fue operado y los medicamentos no surgían buenos efectos sobre el niño. Los dolores se mantuvieron durante dos días, los cuales esta persona se mantuvo despierta durante la mayor parte del tiempo. Llego a pensar que pedir ayuda era humillante, pero le hicimos saber que estaba equivocado en el concepto de ese término y que se le ayudaría en consecuencia, por lo que en este caso la amistad hizo que su negocio pudiera mantenerse online durante los pocos días que está situación duró. Sin esa ayuda, la manutención simultánea del menos y del negocio habría podido ser un fracaso.

Dice un refrán que más vale ser prevenido que luego tenerlo que lamentar, y nada más lejos de la realidad, debe prepararse para lo peor, para salir adelante en las adversidades que puede deparar el futuro.

Hay un libro en inglés de autoayuda que le puede venir muy bien, es muy fácil encontrarlo en español, se llama Home Office Recovery Plan: Disaster Preparedness for your home office, de dos autores, que son Patty Gale y Diana Ennen. En este libro explica todas las fases de un desastre o emergencia, para que podamos actuar en consecuencia desde un principio rápidamente y sin que se nos presenten mayores problemas.

Una de las autoras (Diana Ennen) afirma que la redacción de este e-book le ha servido de autoayuda y salvavidas, ya que por su vida han llegado a pasar hasta ocho huracanes, afirma que nunca estuvo tan preparada para las eventualidades. Uno de estos huracanes dejó su vivienda sin electricidad durante dos semanas y si no hubiera estado preparada su negocio y los clientes habrían sufrido las consecuencias.

Patty Gale a su vez comentó que vivió el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, y gracias a lo comentado por el libro pudo sacar su negocio adelante, realizando a su vez una guía parecida para una empresa donde trabajaba en ese momento.

Como puedes comprobar, ambas autoras hablan desde la experiencia, por eso lo hace más llamativo y útil si cabe.

La planificación es la cuestión de todo ya que podemos encontrar momentos en que se nos dificultan las cosas demasiado y no podemos llegar a nuestros objetivos nosotros solos. Por eso recomendamos tener registrados todos los pasos que usted realiza con su negocio, salvaguardando una copia de seguridad para posibles sucesos inadecuados que se puedan presentar. Para ello puede utilizar una simple hoja de cálculo donde detalle cada proceso que realiza, así como las metas y objetivos que tiene con su empresa. Además manténgalo con contraseña y guarde esta en un lugar seguro, informando a la persona que le está ayudando por si le surge una emergencia pueda ayudarle a continuar con su trabajo.

Si tiene la oportunidad enseñe a una persona cercana los procesos que realiza diariamente, siempre quedándose para usted algunos puntos clave, así si sucede lo inesperado tendrá la ayuda adecuada.

El estrés generado por una tragedia puede disiparse si usted se encuentra preparado para ello, ya que nunca sabemos lo que puede suceder y tampoco la forma de los sucesos. Debe mantener las cosas importantes de la vida por encima de todo, como puede ser su familia y su vida. Usted es capaz si se lo propone.