Servicio de animación para fiestas infantiles

payaso

Los padres de niños pequeños suelen contratar empresas que se encarguen de la organización y animación de los cumpleaños de sus hijos. En cuanto a la parte de la animación, algunas veces son ellos mismos (o los propios niños) los que las eligen, y en algunos casos la empresa encarga del resto de la organización del evento.

De cualquier manera, las empresas de animación de fiestas infantiles son cada vez más requeridas y si se tiene la facilidad para comunicarse y entretener a niños, puede ser un negocio muy rentable.

Entre las posibilidades para comenzar con este negocio, está el personificar al clásico payaso o mago, hasta adquirir una empresa ya consolidada con todo el equipamiento necesario.

Para montar este negocio, se tiene que tener algo de práctica en el trato tanto con los niños, como con los padres de los pequeños. Se debe elegir y practicar una rutina para no dejar las cosas al azar, y ofrecer la mayor posibilidad de alternativas para que el cliente pueda elegir.

Entre las alternativas pueden estar el incluir juguetes inflables, como castillos, piscinas de pelotitas o peloteros, pelotas, globos, etc., para el disfrute de los niños.

Se debe además ir actualizando tanto la rutina como los juegos y canciones, ya que entre los más pequeños también existen cosas que van cambiando y poniéndose de moda.

Para ofrecer los servicios, se puede colocar propaganda en los lugares adecuados, como jardines de niños, escuelas y centros de recreación, lugares a los que sabemos que asistirán los niños y sus padres.

Pero, existen otras maneras de hacer propaganda de los servicios, entre estas está, las formas más “tecnológicas” como crear una página web, utilizar las listas de correos electrónicos para envió masivo de propaganda; o utilizar las más tradicionales como son repartir folletos o tarjetas de la empresa luego de la presentación de un show a los padres asistentes.

Se debe recordar que los niños son cada vez más exigentes, por lo tanto, se debe incluir DVD con la música correcta, tener rutinas de magia acordes a la edad de los infantes, si se puede incluir títeres o payasos, cuidar especialmente el vestuario y la presentación, como la habilidad para captar la atención del público.