Trabajar desde casa

Si vas a empezar a trabajar en casa, o si ya llevas un tiempo haciéndolo, has de saber que el ambiente que rodea para trabajar influye mucho en tu estado de ánimo y en tu productividad. Aunque el espacio en el que trabajas se encuentre dentro de tu hogar, es bueno partir de la premisa de que no es bueno trabajar en el mismo lugar en donde descansas, ya que no aprovecharás bien las horas de trabajo.

Es inevitable distraerse, tumbarse, ponerse a ver la televisión, o incluso que te distraigan las personas que se encuentren en casa si te encuentras por ejemplo trabajando en el salón. Es bueno que crees tu propio espacio, ya sea en una habitación que se use única y exclusivamente como tu oficina o taller, o una esquina o espacio para tus momentos de trabajo y concentración.

De esta forma, tanto tú como los que te rodean, sabrán que cuando te encuentres en tu lugar de trabajo no han de molestarte, y que además, tú no tendrás las típicas cosas que te puedan distraer, y te encontrarás como en cualquier otra oficina. Es importante que te crees unos horarios de trabajo, lógicamente al estar en casa pueden ser más flexibles que si tuvieras que desplazarte, pero es importante acostumbrarte a una rutina de trabajo para que también las horas que trabajes se hagan más productivas.

En cuanto a las cosas importantes a tener en cuenta en tu nuevo lugar de trabajo es que ha de estar correctamente iluminado para no forzar excesivamente la vista. Si vas a estar muchas horas sentado, utiliza la silla más cómoda que encuentres, y ten mucho cuidado con la postura corporal. Si pasas muchas horas en una situación que en un principio te resulta cómoda pero no es correcta, es más que probable que unas cuantas horas después te duela bastante la espalda o la cabeza, y tengas forzosamente que dejar de trabajar.

Intenta tenerlo todo lo más ordenado posible, y evita estar trabajando en zonas donde haya excesivo ruido, como por el ejemplo el salón. Es conveniente que en el espacio haya ventanas, para poder ventilar la habitación o porque dan sensación de tranquilidad, nadie quiere estar todo el rato mirando una pared. Si eres de esas personas que trabajan todo el día con el ordenador has de tener mucho cuidado de situarte la pantalla a la distancia adecuada de los ojos.