Ventajas y desventajas de trabajar en casa

Para muchos hombres y mujeres en el mundo, trabajar en casa ha llegado a ser una forma muy común de brindar sus servicios en forma simple y efectiva. El trabajo en casa ofrece la posibilidad de mantener un buen nivel laboral contando con el propio confort y la comodidad del hogar.

En realidad son innumerables las ventajas del trabajo realizado en la propia casa: el ahorro de tiempo, el evitar los costos de transporte en el correr del mes, la posibilidad de sentirnos cómodos con la ropa que tengamos ganas de usar, y otra cosa muy importante la de contar con la flexibilidad de los horarios que se pueden adaptar a gusto y ganas del trabajador.

Pero es evidente que antes se deben tener en consideración una determinada cantidad de factores: de primera, el trabajar en casa y poder hacerlo suena como una solución altamente positiva. Y lo es, pero como decíamos hay que tener en cuenta un montón de factores:

  • Es lógico pensar que si se está en la comodidad del hogar se puede trabajar mejor. Es mas fácil organizarse, hay en quien delegar algunas funciones, y mas que todo, tu eres tu propio jefe. Pero también es seguro que se tendrá que imponer un horario, cumplirlo a rajatabla, y hacerle caso al despertador.
  • Puedes elegir trabajar solo o en equipo, disponer de darte un tiempo para hacer deportes, hacer la dieta y ejercicios adecuados, etc., sin que nada de esto altere el trabajo.
  • Puedes disponer sentarte afuera a trabajar con el ordenador, en el jardín y rodeado de la naturaleza sin perder tiempo, y además llevándolo puedes desplazarte a cualquier lugar (de viaje o de recreo) y no dejarás de cumplir con tu tarea.

Pero también estas cosas necesitan un autocontrol, y es casi obligatorio:

  • Se necesita disciplina. Tu mismo serás quien controle si las cosas salen como debe ser o no.
  • Es posible que durante el trabajo la gente que te rodea te interrumpa sin darse cuenta que necesitas tranquilidad. Generalmente los demás no son concientes de que en realidad estás trabajando, y como seguramente piensan que tú trabajas sin horario pueden interrumpirte Y en este caso sin quererlo, están invadiendo tu concentración y tu espacio.
  • Será necesario entonces para que estos problemas no surjan que comuniques a quienes comparten tu casa, que necesitas tener “ese espacio” sin que te interrumpan, o de lo contrario elegir una habitación independiente exclusivamente dispuesta para tu trabajo.

Limítate a cumplir con lo que te has propuesto. Porque realmente cuando nos hemos impuesto a voluntad una disciplina no queda otra que cumplirla, o la tranquilidad de trabajar en casa terminará muy pronto.